Pero Bernard, dices unas cosas horribles.

-¿Es que tú no deseas ser libre, Lenina?

-No sé que quieres decir. Yo soy libre. Libre de divertirme cuanto quiera. Hoy día todo el mundo es feliz.

Bernard se rió.

-Si, «hoy día todo el mundo es feliz». Eso es lo que les decimos a los niños de cinco años. Pero, ¿no te gustaría tener la libertad de ser feliz… de otra manera? A tu modo, por ejemplo; no a la manera de todos.

-No comprendo lo que quieres decir -repitió Lenina. Después, volviéndose hacia él, imploró-: ¡Oh!, volvamos ya, Bernard. No me gusta nada de todo esto.

(…)

-No comprendo nada -dijo Lenina con decisión, determinada a conservar intacta su incomprensión-. Nada -Y prosiguió en otro tono-: Y lo que menos comprendo es por qué no tomas soma cuando se te ocurren esta clase de ideas. Si lo tomaras olvidarías todo esto. Y en lugar de sentirte desdichado serías feliz. Muy feliz -repitió.

Un mundo feliz
Anuncios

~ por lopandpe en enero 17, 2009.

2 comentarios to “”

  1. Y si todo eso fuera algo más que un invento futurista y lo estuvieramos viviendo en la actualidad?? pienso que en ese caso, se llamaría publicidad!

    Mira, que ya está montado el nuestro: http://marcianitsverdes.blogspot.com/

  2. Hoy todxs son felices, todxs son libres… pero nadie existe, nadie en el sentido en el que existe (y no controla) el gran hermano…

    Un saludo (fraternal) Mastiqueitor…

    Gracias por participar en lo de los buses :)

    Me gustó tu blog :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: