La pedagogía despieza los cuerpos y los ejercita por partes (psicomotricidad fina, gruesa, memorización) pero esa disciplina no ejercita las partes del cuerpo como lo harían si estuvieran unificadas por el impulso interior. No es la misma psicomotricidad la que forma parte del haz de cualidades que ha puesto en marcha el deseo de conocer, que la psicomotricidad ejercitada por la disciplina exterior ¡Cómo no va a haber niñ@s disléxicos en nuestra sociedad! Eso sí, se distorsiona la autorregulación, se suprime la curiosidad (el impulso interior), la creatividad y la capacidad de iniciativa, y se enseña a obedecer. Por otra parte, incluso diríamos que la educación o pedagogía tiene por objeto impedir el verdadero aprendizaje creativo y el desarrollo armónico de la criatura humana, tanto o más que el inculcar los “conocimientos” sesgados y censurados que conforman la Realidad establecida, o de inculcar la disciplina necesaria para el sistema. Y en cuanto a los resultados en términos de conocimientos teóricos y prácticos tampoco tienen nada que ver, como decía el propio Albert Einstein; es un edificio de cartón y sin cimientos; una memorización para aprobar un examen que se olvida al día siguiente. No es sabiduría.

Caslida Rodrigáñez. El asalto al Hades. La rebelión de Edipo (1ª parte)
Anuncios

~ por lopandpe en febrero 3, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: