Es fácil de entender que esta explicación (que la solidaridad se debe a la tendencia propia de la vida a la ayuda mutua y no a un precepto religioso) despierte la indignación de los que aún siguen imbuídos de los princiios religiosos. No deja espacio a lo sobrenatural… Los filósofos metafísicos (Kant), por su parte, nos han hablado de la conciencia, de un ‘imperativo’ místico, y no han hecho más, en definitiva, que cambiar las palabras… Otros han intentado explicar el hecho por la ley. Tuvo que ser la ley la que desarrolló en el hombre el sentido de lo justo y lo injusto, de lo bueno y de lo malo. Nuestros lectores… saben que la ley se ha limitado a utilizar los sentimientos sociales del hombre para introducir subrepticiamente, entre los preceptos morales que el hombre acepta, diversas imposiciones útiles a una minoría explotadora, a la que su naturaleza niega obediancia. La ley ha pervertido el sentimiento de justicia en vez de desarrollarlo.
Y esto es lo que hizo el cristianismo, espiritualizando el ‘amor al prójimo’ y lo que hace la nueva religión e la Nueva Era y de ciertos sectores del llamado movimiento eco-feminista.

Casilda Rodrigáñez citando a P.Kropotkin (en cursiva)
Anuncios

~ por lopandpe en febrero 24, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: