…Hay una genética de la conducta, pero no hay unos genes de la conducta. Hay personas, en efecto, que consideran que los genes pueden influir directamente sobre el comportamiento. En realidad, los genes no son otra cosa que estructuras puramente químicas. Codificados en estas estructuras hay unos mensajes que capacitan a los genes para su maravillosa tarea de reproducirse a sí mismos y controlar el desarrollo del individuo. No existe nada que se parezca a la relación “un gen – una conducta”. Cada gen codifica una secuencia concreta de aminoácidos que el cuerpo utiliza para formar una determinada proteína. Los genes, por tanto, no son sino segmentos de las moléculas helicoidales de ADN. Tampoco las proteínas causan directamente la conducta sino que interactúan con otros intermediarios fisiológicos que, a su vez, pueden ser otras proteínas, y con posibles factores ambientales.

Burgaleta, R. (1983)
Anuncios

~ por lopandpe en mayo 25, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: